Alcaldesa la pandemia del COVID19 ha demostrado las profundas desigualdades sociales que atraviesan todos los sectores de Bogotá, como usted lo ha mencionado son aproximadamente 500 mil hogares que durante el aislamiento van a tener necesidades alimenticias y de servicios básicos sin resolver, debido a la imposibilidad de desarrollar su actividad económica habitual.

En Bogotá son aproximadamente 44 mil vendedores informales, quienes a pesar de constituir un sector que recoge personas con altos grados de vulnerabilidad de distintos grupos históricamente abandonados por el Estado, a la fecha solo 7 mil de ellos han recibido alguna ayuda del Distrito (datos suministrados por el director del IPES).

La localidad de Usaquén por ser centro turístico y empresarial cuenta con un número significativo de vendedores informales, artistas y artesanos que desarrollan su actividad en el territorio local. Solamente en la zona histórica de Usaquén son cerca de 470 personas (incluyendo mercado de las pulgas, asociaciones y personas sin agremiación) quienes requieren de la ayuda del Distrito para sobrevivir a las semanas de aislamiento obligatorio establecidas como medida de prevención al contagio del Coronavirus.

Como Edilesa de la localidad de Usaquén solicito a la Alcaldía de Bogotá, IPES y Secretaría de Desarrollo Económico que se atienda de forma prioritaria a esta población de vendedores informales, artistas y artesanos que habitualmente desarrollan su actividad económica en la zona histórica de Usaquén, así como a los demás vendedores informales de la localidad, pues sus familias están pasando hambre e inmensas dificultades para sobrevivir a la cuarentena y si el periodo de aislamiento se aplaza sin que reciban las ayudas correspondientes, estaríamos abandonando y condenando a la muerte a cientos de familias.

Finalmente, le solicito que no se ignoren las necesidades de los sectores más pobres de la localidad de Usaquén como son: los cerros orientales, Sector Codito, La Capilla, Mirador, Santa Cecilia, Soratama, Cerro Norte, Delicias del Carmen, Unicerros, Lijacá, San Cristóbal y tantos otros barrios en donde los ingresos dependen de trabajadores y trabajadoras independientes de pequeños negocios, taxistas o personal de construcción y en estos momentos sus actividades también están detenidas.

Alcaldesa la localidad de Usaquén necesita de Bogotá Solidaria, pues ya son muchas cuadras que se tiñen de símbolos rojos en señal de estar cumpliendo las medidas del Gobierno para prevenir el COVID19, pero a su vez anunciando que el hambre no da espera.

Please follow and like us:
WhatsApp chat